La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

MEDIACIÓN

La mediación es una forma de encontrar soluciones creativas a los problemas, de transformar los conflictos. Ofrece un espacio seguro de encuentro, entendimiento, diálogo y creatividad entre las personas en conflicto. Una tercera persona, el mediador, contribuye a que dos personas se comuniquen de forma tranquila, encuentren soluciones a sus problemas, transformen sus emociones, se sientan mejor, logren acuerdos y se comprometan en el cumplimiento de los mismos. Los mediadores no juzgan, no se ponen de lado de uno frente a otro, sino que están a favor de ambos y a favor del proceso de diálogo, entendimiento y acuerdo. La escucha, la empatía y las preguntas potentes y estratégicas son sus herramientas.

 El proceso mediador, sin ser una terapia, puede ser terapéutico porque ayuda a cerrar heridas emocionales del pasado, a comprender a qué ha conducido el pasado negativo y a buscar caminos hacia un presente y futuro mejores. Asimismo, busca el beneficio mutuo y acuerdos satisfactorios para todos. La mediación es limitada en el tiempo: suele durar de dos a tres sesiones, incluida la entrevista individual previa, y sus efectos
positivos se prolongan en el tiempo.